¿Pensando en marketing para tu hotel?

Todos sabemos que se avecina una temporada bastante difícil y que necesitamos una ayuda extra para poder lograr los objetivos en nuestras empresas. Los hoteles se convertirán al mundo digital para poder sobrellevar la situación; sólo que ... ¿cómo lograrlo?

El final de 2019 se acerca. Sí, todavía queda un cuatrimestre, pero nadie puede negar que es el momento de empezar a diseñar nuestra estrategia de marketing digital hotelero para 2020. Por eso, tenemos que tener ya muy claro dónde, cómo y cuándo invertir durante el próximo año. En este artículo vamos a profundizar en algunos de los aspectos de marketing digital que habría que potenciar e impulsar de cara al próximo año.

Multicanal, sí o sí

En primer lugar, debemos diseñar una estrategia de marketing multicanal. Internet y el desarrollo de los dispositivos móviles ha revolucionado al sector hotelero. Y el usuario multicanal quiere acceder a toda la información posible sobre una compañía a un solo click de distancia. Esto requiere que las cadenas hoteleras desarrollen estrategias de marketing 360º que les permitan comunicar a sus audiencias el mensaje adecuado, en el momento correcto y a través del medio apropiado.

Por eso, para poder estar presente en todos los canales posibles es vital invertir en marketing de búsqueda (search marketing), en publicidad display (banners), en publicidad de metabuscadores y en redes sociales.

Ciertamente, no hay fórmulas estándares para dividir el presupuesto de marketing, sino que varía de un hotel a otro. Aun así, adoptar un enfoque multicanal es fundamental para multiplicar nuestro alcance y llegar al máximo de clientes.

Asimismo, a la hora de delimitar un presupuesto de marketing hotelero hay que tener en cuenta si la estrategia se diseña y desarrolla desde dentro del propio hotel o si se encarga a una agencia externa. Habrá que tener en cuenta los costos de una u otra modalidad, las posibles comisiones y el precio del diseño de las creatividades, siempre que se encarguen también a personal externo.

Teniendo en cuenta toda esta inversión (y según la estrategia elegida), el ROI puede cambiar considerablemente y variar, ya no solo según el mes, sino también según el canal. Por tanto, es más inteligente adoptar varios objetivos de ROI para, sumando todos ellos, poder alcanzar un buen objetivo a fin de año. Si aplicamos el mismo objetivo estático a todos los canales, no sabremos a ciencia cierta cómo están funcionando.