Trabajar desde Casa

10 Consejos de productividad para trabajar desde casa

Cualquiera que trabaje desde su casa sabe que mantener la concentración puede llegar a ser la parte más difícil del trabajo. Reconócelo, siempre que llega el momento de sentarse a trabajar en serio, encuentras algo más “urgente” que hacer,como doblar la ropa o cocinar un almuerzo de 6 platos. Ok, quizá estemos exagerando pero normalmente cuando acabas la jornada laboral te das cuenta que no has hecho ni la mitad de lo que tenías planeado.

Con el fin de ayudarte a mantenerte concentrado en el trabajo real y ser más productivo hemos reunido estos 10 consejos para trabajar desde casa que puedes implementar fácilmente mientras “viajas” de tu cama a tu computadora portátil.

01. Ponete un horario (¡y cúmplelo!)

Cuando te imaginas trabajando desde casa, lo visualizas así: duermes hasta las 11 am, te levantas y te preparas un café, vuelves a la cama con tu computadora portátil y haces como que trabajas hasta las 3 pm y, todo esto, sin quitarte el pijama por supuesto.

Por muy idílico que suene, todos sabemos que esto no aporta nada a la ecuación productiva –  especialmente para una persona que trabaja en un proyecto individual con una fecha límite lejana. Lo ideal es establecer un horario y cumplirlo. ¿Estás acostumbrado a trabajar de 9 al 5? ¿O tal vez eres más creativo por la mañana y, por lo tanto, prefieres comenzar a las 7 a.m.?

Encuentra la hora del día que mejor te funcione, pero asegúrate de comprometerte. Es importante hacerse a la idea de que se está trabajando desde una oficina para cumplir los tiempos – ¡ni se te ocurra ponerte a hornear unos deliciosos pasteles o limpiar el horno a fondo durante este tiempo!. Si tienes una estructura, te beneficiará mucho. Por ejemplo, te marcarás esas horas como tus únicas horas productivas del día y te será más difícil dejarlo para otro momento. Y además debes proponerte que en el momento que apagas tu computadora, acaba la jornada laboral ( y quizás hasta hayas terminado todo el trabajo que tenías pendiente ese día también)

02. ¡Vístete!

Incluso aunque en tus planes no esté el reunirte con alguien o salir de casa en todo el día, oblígate a vestirte cada mañana ( y no nos referimos a ponerse solo una linda camisa encima del pantalón de pijama como haces cada vez que tienes una video conference o llamada en Skype).

Pero, ¿por qué?, pues porque al vestirte engañas a tu mente para que piense que va a ir a algún lado, por lo tanto, te prepara para asumir el día de trabajo con plena energía. No, no necesitas ponerte un traje y corbata (si te apetece… ¡adelante!), pero incluso cambiar el pijama por un pantalón o unos jeans te ayudará a sentirte más preparado y listo para trabajo. La mayoría de las personas tiene una rutina matutina antes de ir a trabajar, ¡no te la saltes! Peínate, ponete maquillaje (o no), dúchate… en definitiva, haz lo que sea que tengas que hacer para sentir que te has preparado para afrontar el día y estás listo para bordar tu trabajo.